Fair Trade Alliance Kerala (FTAK) – KERALA

Fundación : 1997
Localización : Kerala
Beneficiarios : 3.000 productores
Productos : especias, té, cacao, café anacardos…
La diversificación de la producción agrícola ha sido una de sus puntas de lanza. Las parcelas de los
productores miembros de FTAK son de 1 a 5 hectáreas y se encuentran en las faldas de la cadena de los
Ghats occidentales, hogar de todas las especias que Kerala siempre ha ofrecido al mundo, junto con el
café, el cacao, el caucho, los anacardos y el té.
Son 3000 los productores que conforman FTAK y que dependen exclusivamente de las especias para su
supervivencia.
Se encuentran situados en lo alto de los distritos de Wynad, Idukki y Kottayam.
Producción:
La costa de Malabar es la cuna de la producción de pimienta negra (Piper nigrum) y sigue a la vanguardia
de los pimientos más populares del mundo. Da sus frutos a partir del cuarto año, y no es económicamente
viable hasta siete u ocho años. Cada planta tiene entre 20 y 30 grupos en los que crecen las bayas
redondas y con una cáscara delgada llamada pericarpio. Su color varía dependiendo de la madurez de la
fruta. Será verde al principio, luego rojo cuando está maduro. La pimienta negra, blanca y verde, todas
vienen de la misma planta , la diferencia se debe al grado de madurez en la cosecha. Más tarde se
someten a tratamiento. La pimienta negra se obtiene de las bayas inmaduras. Las arrugas de la concha se
secan y se convierte en negra. Esto es lo que hace que la corteza le de a la pimienta negra su picante tan
especial. El verde se congela o sumerge en salmuera en un estado inmaduro para preservar su color
verde. La pimienta blanca, por contra, se obtiene mediante la eliminación del pericarpio de la baya madura
con una ligera fermentación y el tratamiento con agua o vapor de agua, dejando sólo la semilla.
Los productores de FTK elaboran pimienta blanca, negra y verde.
Impacto del comercio justo:
FTAK garantiza una renta mínima a los productores y preparan a los productores frente a posibles
desastres que podrían destruir algunos cultivos (por la dificultad intrínseca del mismo).
La agricultura ecológica y el comercio justo ayudan a mantener una fuerte identidad rural amenazada.
FTAK también forma y capacita a los agricultores con el objetivo de que puedan ofrecer una gama
completa de productos de calidad y según los exigentes estándares del mercado europeo.
El comercio justo permite a los agricultores mantener la tierra de sus antepasados y mejora el bienestar
de sus familias a través de la diversificación de cultivos que asegure un equilibrio ecológico.